COACH CERTIFICADO Certificación en Coaching Integral AC Coaching Masteries ©
Menu
X
Marco Urbina Liderazgo, La cima de la soledad
Jueves 9 Julio Marco Urbina

Por mucho tiempo el ser humano ha buscado escalar posiciones en las empresas en busca de tener más poder, influir más en las decisiones de la organización y ganar más dinero. Hay muchas razones por las que un profesional sube posiciones dentro de una organización: Algunos logran avanzar por su capacidad técnica, otros por su inteligencia emocional, o por sus logros en resultados, o por sus contactos personales o por herencia o por antigüedad, o porque en el proceso de sustitución les tocaba. Lo cierto es que aunque muchos van aumentando sus conocimientos y se van capacitando poco a poco, la mayoría llega a la cima de la pirámide sin una preparación integral en liderazgo.

 

Tal cual están diseñadas las estructuras organizacionales el líder es la cúspide de la pirámide y es una posición única, sin pares y con la responsabilidad total de los resultados, del crecimiento del equipo, del posicionamiento de la empresa en el mercado y de planear el futuro de la compañía.

 

Aunque cuesta pensar en un líder solitario por las complejas agendas, llenas de reuniones todos los días, el líder no es el compañero con el que otros pares van a almorzar o miembro de los chats sociales organizados por grupos de la empresa y ante su presencia los temas de conversación y la camaradería no son los mismos que cuando él no está. Como dicen muchos “la verdadera fiesta empieza cuando el líder se marcha”.

 

El nivel de responsabilidad que tiene, el peso de sus decisiones, su influencia a veces en la vida personal de sus subalternos, la confidencialidad de la información que maneja y el hecho de tener la última palabra hacen que en la mayoría de los casos los momentos más importantes de su gestión son en total soledad. La preocupación constante de haber tomado la decisión correcta crea una presión psicológica y emocional que no tiene ninguna otra posición en la empresa.


Algunos, los menos, cuentan con la suerte de tener a un miembro de Junta Directiva con el que pueden compartir sus inquietudes e ideas y es un consejero de confianza o con algún amigo que está en una posición similar en otra industria con quien pueden compartir situaciones en alta confidencialidad, pero la mayoría tiene amigos que no tienen los conocimientos para aportar o no les interesa más que compartir espacios sociales informales. Tampoco la familia es el grupo con el que se pueden hacer una lluvia de ideas y resolver los problemas del negocio. Aunque es una bendición tener una pareja que entiende los niveles de estrés y los momentos en que más apoyo personal y paciencia de su parte requiere el líder.


El líder tiene aprender a ser un gestor de automotivación, a encontrar espacios en su agenda para recargar energía, reflexionar, hacer ejercicio físico, crecer espiritualmente y sobretodo mantener su salud mental. Cuando un líder experimente más de dos semanas de insomnio, irritabilidad constante, abuso de sustancias o desordenes alimenticios, es tiempo de buscar ayuda profesional. El “burnout” es una amenaza real y frecuente en esta posición y todos hacen un gran esfuerzo por hacer parecer que todo está normal y pueden con la pesada carga que tienen encima. En épocas de crisis que se saben van a durar algunos meses, más atención debe dedicar el líder a sí mismo, a su autogestión emocional y a cómo esta impacta su desempeño, su comunicación y la calidad de sus decisiones. La capacidad de liderazgo se mide en los momentos difíciles.

 

Siempre recomiendo tener en su agenda semanal una reunión insustituible consigo mismo, para pensar con libertad y dejar volar su creatividad. La función principal del líder es PENSAR.

 

No importa cómo llega un líder a la cima, una vez allí experimentará esta situación de soledad y debe aprender a manejarla. Para enfrentarla juegan un papel importante los “coaches corporativos” de alto nivel, con experiencia profesional en posiciones similares, que pueden de manera imparcial servir de confidentes y consejeros.

 

La posición más deseada dentro de una empresa, no siempre es la posición más feliz, pero alguien tiene que asumirla y cuanto mejor preparado esté con respecto a saber a lo que se enfrentará más posibilidades tiene de asumir con éxito ese rol de padre de familia que toda la organización espera de él.

 

La cima es solitaria.

 

Nota: En este artículo el líder es un CEO, un Gerente General, un Director General o un Propietario.

Comentarios de nuestros usuarios

Su Nombre
Su Comentario